|
  • es
|
  • es

Controlar la temperatura del supermercado para reducir el riesgo alimentario

09/10/2019

La temperatura en la que los alimentos se conservan en el supermercado es fundamental para garantizar su seguridad y asegurar que su consumo es el adecuado.

No lograr esa temperatura puede causar grandes pérdidas económicas para las empresas y un peligro para el consumidor. Los instrumentos de medición de temperatura de alimentos y los sistemas de monitorización Testo son la herramienta idónea para mantener alimentos frescos desde la entrada de la mercancía hasta que sale con el carrito de la compra.
Herramientas de medición Testo.

Mantener la cadena del frío es el objetivo de los sistemas de refrigeración de los supermercados.

No hacerlo implica la aparición de bacterias, microbios y otros microorganismos que contaminan los alimentos y los convierten en productos de riesgo para nuestra salud. Así, entre 5 y 65 °C son las temperaturas consideradas de más peligro ya que los microorganismos tienen más posibilidad de desarrollarse. A una temperatura inferior a 5 °C, los virus, bacterias y hongos crecen a un ritmo lento y a más de 65 °C, simplemente desaparecen.

El calor ambiental es el principal peligro en el supermercado, pues penetra en las vitrinas, en las neveras y en los congeladores, se mezcla con el aire más frío y lo dispersa, provocando que la temperatura interior aumente.

Métodos de medición, controles alimentarios.

Por otro lado, la potente luz artificial de los supermercados también afecta a los alimentos refrigerados.

Cuando estos productos están constantemente expuestos a la luz, su calidad se deteriora y el alimento pierde sus cualidades organolépticas: sabor, color, olor… Cada familia de alimentos tiene su propia sensibilidad a la luz, por lo que es muy importante conocerla y controlar su exposición.

Ambos factores tienen una consecuencia directa: los alimentos colocados en la primera fila de vitrinas y neveras refrigeradas están siempre más cálidos. ¿Por qué? Es sencillo. Una nevera repleta de productos tiene más variaciones de temperatura en su interior que una nevera sin productos. Si la parte delantera sufre los efectos directos de la luz y está más expuesta a los cambios de temperatura por la apertura constante de puertas, los alimentos colocados en el frente tendrán una temperatura más alta que los traseros, que tienen una exposición menor a luz y calor.

 

Variación de temperatura en las neveras.

Solución

La gama de instrumentos de medición está compuesta por data loggers (registradores de datos), termómetros, medidores de la calidad del aceite de fritura e instrumentos de medición de pH, todos ellos con la tecnología más avanzada y especialmente diseñados para garantizar la calidad de los alimentos con mediciones aleatorias y puntuales o supervisiones de los valores a largo plazo.

De este modo, Testo cuenta con equipos aplicables a toda la cadena productiva del supermercado: desde la entrada de mercancías, pasando por el almacenamiento, los lineales y mostradores refrigerados, las neveras y congeladores y para los procesos de preparación de comidas en el propio supermercado.

Si empezamos por el principio, la entrada de mercancías tiene que ejecutarse rápidamente ya que los diversos alimentos se entregan y tienen que ser controlados antes de su recepción. Los termómetros de penetración y por infrarrojos Testo son perfectos para lograr unos resultados de medición seguros en muy poco tiempo.

Para aquellos supermercados que se han sumado a la tendencia de preparar comidas directamente en su establecimiento, los instrumentos de medición Testo se han probado miles de veces en la gastronomía. Tanto para productos elaborados a la plancha y horneados como para aperitivos y comidas, los termómetros Testo ayudan a la elaboración de alimentos in situ.

 

Fuente: interempresas.net

building food business

contacta@freshcore.com
Contacto